Facebook Twitter Youtube Instagram
Ideas de estilo

Ideas de estilo

¿TE APUNTAS A UN BRUNCH?

LUCERAL

¡Hola de nuevo amantes de Ligeresa! Hoy os invito a que me acompañéis en un viaje por el maravilloso, chic, estupendo, delicioso y por qué no, loco mundo del brunch.

He de suponer que todos ya somos más que conocedores de en qué consiste este espléndido evento que tiene su lugar, por norma general, los domingos. Para los que seáis más tradicionales es lo normalmente llamado “desayuno tardío de domingo”. Pues bien, afortunadamente los tiempos cambian, evolucionamos adaptando a nuestro modo de vida tanto las tradiciones como las nuevas costumbres urbanitas. Que se trasladan incluso a la comida. Así que quiero compartir lo que para mí sería un brunch perfecto (pasando del protocolo que ya no se lleva nada, las normas están para romperlas ¡Y lo divertido que es!).

Comenzaré por apuntar que el hecho de que se haga en domingo tiene su razón de ser, y es que has salido la noche anterior, has disfrutado de los bailes hasta el amanecer y te levantas mucho después de que cante el gallo, las campanadas y hayan dado hasta el tiempo en la tele… ahora podemos salir cualquier día de la semana y para los que trabajamos desde casa y nos movemos por eventos día sí y día también es muy común verte en esta situación, así que el brunch es mi día a día. Pero bueno, pongamos que lo hacemos un domingo, hemos salido el sábado y quedamos para disfrutar de este fabuloso momento y recuperar todas las energías que nuestras caderas han desgastado:

Norma número uno: Tiene que haber cócteles ¿Qué os parece un delicioso zumo de tomate con un poquito de sal y pimienta? Es muy apetecible, ¿verdad?. Por otro lado un combinado de naranja, manzana y apio con todas sus vitaminas es imprescindible para recuperarse de los excesos y afrontar el día con todas las ganas posibles.

Norma número dos: Dulce y salado. Por un lado no hay brunch que se precie, para mi gusto, en el que no haya un delicioso salmón ahumado, paté de atún o sardina, todo ello acompañado con salsa Ligeresa y un delicioso pan artesanal tostado. También me encanta que en esta zona se acompañe de una variedad de quesos no demasiado pesados, y ensaladas. Es una buena idea que éstas sean solo de lechuga con un toque de las salsas especiales para ensalada de Ligeresa (mi preferida es la de mostaza y miel). En la parte dulce ha de haber fruta, para recuperar fuerzas de la forma más healthy posible. No podemos olvidar una buena fuente de caprichos dulces, de nuestra panadería artesanal preferida. Lo más típico son los panqueques o tortitas, las tostadas francesas y gofres. Combinados con margarina y mermelada Ligeresa se convierten en un deseo irresistible. ¡Ah! Y obviamente añadir platos con huevo para hacer honor al original brunch inglés. Personalmente me levanto muchas mañanas soñando con los huevos benedictinos, los tomaría a cualquier hora y todos los días.

Por último, y muy importante, menos es más. A pesar de no querer dejar con hambre a nuestros comensales sería de muy mal gusto poner cantidades ingentes de alimentos, tirar la comida es muy poco acertado así que elijamos con cabeza y si nos quedamos con ganas de probar algo... Será la excusa perfecta para tener que repetir el fin de semana siguiente.

Ahora a disfrutar de un buen brunch acompañados por vuestros más divertidos amigos. ¡Cualquier día es bueno para preparar este delicioso desayuno tardío!