Ejercicios de respiración

¿Sabías que la respiración es el primer alimento que recibe el cuerpo? Está  íntimamente vinculada al sistema nervioso, es decir, todo lo que se siente afecta al modo en que se respira. El responsable es el diafragma, que se tensa o se relaja en función de cómo se siente.

¿Sabías que la capacidad pulmonar es de hasta 5 litros de aire pero se usa sólo un 50%? Esto se debe a dos razones: malas posiciones que se adoptan inconscientemente y las emociones, sobre todo las relacionadas con el estrés.

El primer consejo para mejorar la respiración es mejorar la postura: mantener la espalda recta y el pecho abierto. Una mala postura no dejar llegar todo el oxígeno al celebro y provoca una sensación de cansancio físico y mental. Una cosa tan sencilla puede cambiar las sensaciones y devolver la energía a todos los niveles. El otro punto son las emociones: centrar la mente en la respiración en un momento de inquietud, ayuda a calmar o relajar, y da un chute de vitalidad.

¡Ponlo en práctica! Posición cómoda, espalda recta, descubre tu respiración consciente. Inhala profundo por la nariz, exhala por la boca.