Mindfulness con hijos

El mindfulness es un método de equilibrio personal, cada vez más utilizado, y la atención plena es una técnica sencilla que consiste en cultivar una actitud amable y de aceptación ante el presente. Esta disciplina fomenta sensaciones positivas y aliviar el estrés, permitiendo el desarrollo de la compasión, la concentración, la curiosidad y la empatía.

La atención plena ayuda a los niños a darse cuenta de lo que está sucediendo en cada momento, lo que está haciendo la mente y a descubrir emocionas en ciertas zonas del cuerpo. Con una mayor capacidad de atención, los niños alcanzan niveles más altos en deportes, mejoran sus habilidades intelectuales y responden mejor a actividades complementarias. Además, la atención plena les ayuda a lidiar con las emociones difíciles: aprenden a percibir mejor sus sensaciones y superan mejor momentos complicados.

¿Cómo introducir el mindfulness a los niños? Siendo un ejemplo a seguir y jugando. Algunos trucos son oler flores o frutas, para estimular su imaginación; hacer posturas de equilibrio, para aumentar su concentración; o llevar la atención plena a gestos cotidianos, para que aprendan a disfrutar de las pequeñas cosas de la vida.